Donate Now
Home | News | Events | Press | Contact  

About UseNewsletterMessage BoardsAction CenterAdvocateWalk to End Alzheimer’sShopDonate

Find your chapter:

search by state

In My Community
Cuidadora de Vocación
Text Size controlsNormal font sizeMedium font sizeLarge font size

Por Rafaela Villafaña

Haciendo un recuento de mi vida me doy cuenta que mi vocación como cuidadora empezó desde muy temprana edad.  Desde que tenía tan solo ocho años de edad recuerdo que yo cuidaba a mi sobrina mayor, a ella no le gustaba comer pero yo le preparaba la comida y con cuentos y canciones la convencía y ella terminaba todo.  Mas adelante cuando ya cumplí diez años, me hice cargo de preparar a un grupo de niños para su primera comunión.  Las clases eran en la mañana y muchos de ellos no prestaban atención porque tenían hambre. Ellos me informaron, luego que empecé a prepararles desayuno antes de clase. 

Recuerdo que una señora de muy avanzada edad me enseño una oración que supuestamente ayudaba con Dolores de estomago y de cabeza.  Rápidamente se supo que yo sabía la famosa oración y muchos enfermos me llamaban, yo hacia la oración con tanto deseos de ayudar que muchos decían sentirse mejor.  Cuando una persona me decía que se sentía mejor de sus dolores, me sentía muy satisfecha.  

De esta manera fue que me di cuenta de que mi vocación de cuidadora empezó muy temprano.  De esta forma transcurrió mi adolescencia y luego vine para los Estados Unidos.  A llegar aquí mis padres ya, estaban mayores y enfermos, por supuesto que tome la responsabilidad de cuidado médicos, de llevarlos a sus citas médicas y todo lo relacionado a sus beneficios.

Cuando fui a la Universidad no me fue muy difícil elegir mi carrera, puesto que yo sabia que quería ayudar.  Escogí trabajo social y empecé a trabajar con personas mayores. Me gusta mucho y disfruto mi trabajo puesto que las personas mayores son una de las poblaciones mas necesitadas. 

Una vez que termine la Universidad conocí al padre de mi hijo y cuando mi hijo tenía siete meses, su padre decidió someterse a una operación de la espina dorsal, que por supuesto no trabajo y que lo dejo en cama.  En esa etapa de mi vida yo era una cuidadora de tiempo complete, sin tener tiempo para mi.  De este modo pasaron muchos años, con muchas frustraciones porque me di cuenta de que este sistema no ofrece la ayuda necesaria para los cuidadores.

Muchas veces el trabajo de cuidador es bien frustrante y doloroso. A pesar de todo lo duro que puede ser, siento que al final del día pero siempre queda la satisfacción de que se hace todo lo que se pude en el momento.

Hoy día recuerdo con mucho dolor la perdida de mi padre -ocho meses atrás- por demencia, pero me alegra saber que estuve con él hasta el final.  Todavía continuó con mi papel de cuidadora, cuido de mi madre, quien sufre de demencia, de mi hijo, de mis clientes y todos aquellos que de una u otra forma necesitan mi ayuda. Siempre llevo en mi mente tratar de hacer mucho más de lo que estoy supuesta a hacer, y la satisfacción siempre queda.

Cuando empezare a mirar mis necesidades personales? Mientras lo decido, continuare preocupándome por los que me necesitan y siempre haciendo lo que pueda para ayudar a quien lo necesita!


 

Alzheimer's Association

Our vision is a world without Alzheimer's
Formed in 1980, the Alzheimer's Association is the world's leading voluntary health organization in Alzheimer's care, support and research.