Donate Now
Home | News | Events | Press | Contact  

About UseNewsletterMessage BoardsAction CenterAdvocateWalk to End Alzheimer’sShopDonate

Find your chapter:

search by state

In My Community
Anótamelo Mi Hija pues A Mi Se Me Están Olvidando las cosas
Text Size controlsNormal font sizeMedium font sizeLarge font size

Una mañana, mi mamá se estaba preparando para salir de viaje a la Republica Dominicana, y mientras yo le recordaba un mensaje para mi hermana, ella me respondió: “Anótamelo mi hija, pues se me están olvidando las cosas”. Me sentí extrañada, pues mi mamá era activa, dinámica y rara vez se le olvidaba algo, era muy organizada y le gustaba mucho la limpieza del hogar.

Un día en su estadía en mi apartamento, mi hermana se quejo de que mamá ya no le ayudaba como antes, y que se había pasado sentada en un sofá. A pesar de esos detalles de olvido y de no ayudar, nunca imagine que mi mamá estaba desarrollando Alzheimer. Tampoco mi padre se lo imaginaba, y él llevaba un poco más de 30 años casado con ella.

Al poco tiempo de la llegada de mis padres a la Republica Dominicana, recibí una llamada de mi padre quién me decía que en su casa, le estaban robando las cosas a mi mamá. A ella se le estaba perdiendo la ropa, dinero y otras cosas. El estaba muy disgustado y sospechaba de las personas que frecuentaban la casa. Paso el tiempo y mi papá volvió a llamar, esta vez para decir que él se estaba dando cuenta que al hablar de los hijos con mi mamá, a ella se le hacia difícil recordar cuantos tenia. Después de tantas señales pasadas por desapercibido y sin mayor importancia, nos dimos cuenta que algo serio le estaba pasando a mamá. Al poco tiempo, ella fue diagnosticada con Alzheimer. Al verla enferma, mi padre no quiso regresar a los Estados Unidos y la distancia nos hizo ignorar muchas cosas por las cuales él estaba pasando. El se dedico en cuerpo y alma a mi madre. A mis hermanos y a mí, la distancia nos hizo un tanto indiferentes al sufrimiento de ella y también al de el, no sabíamos la magnitud de su angustia, dolor y desesperación.

No sabíamos como era esa enfermedad, para nosotros era desconocida y aunque él nos explicaba su odisea, nunca llegamos a entender lo que implicaba. Es triste ver que después de convivir toda una vida con una persona, cuando llega esa enfermedad la persona se deteriora a tal grado que llega a ser poco o nada de lo que un día fue.

Mi padre supo muy bien lo que eso significaba, su esposa amada se le escapaba sin que él pudiera hacer nada para impedirlo. Mamá duro 8 años con la enfermedad y murió a la edad de 69 años. Cuando ella murió, mi padre quedo devastado, tanto así que creo que él se fue muriendo con ella. El cayo en una depresión gradual y a los 9 meses y 3 días de la muerte de mi madre, se suicidó, dejando una carta donde decía que él se había ido para estar junto a su amada esposa.

Después que él murió, yo encontré un cassette grabado entero de una canción “Amada Mía” de José Luís Perales. Al oír esa canción hoy día, se me parte el corazón de tristeza y pienso que si me hubiera dado cuenta a tiempo, o si hubiera tenido más conocimiento sobre el Alzheimer quizás hoy mi padre estuviera vivo. Estoy segura que yo le hubiera brindado el apoyo moral y espiritual que a él tanto le faltaba en aquellos momentos.

Nueve años después, cuando veo el video que grabamos aquel día que ella partía para Republica Dominicana, escuchando sus palabras: “Anótamelo mi hija pues a mí se me están olvidando las cosas”, siento un gran dolor en mi alma, pues si me hubiera dado cuenta a tiempo que esa era una señal de Alzheimer, no hubieran pasado tantas cosas que hoy pienso, se hubieran evitado. No dejemos que la ignorancia y la distancia nos arrebaten a nuestros seres queridos.

Mery Camilo es la Coordinadora del Programa de Alcance a Personas Mayores y Enfermos de la Parroquia de Sta. Elizabeth.


 

Alzheimer's Association

Our vision is a world without Alzheimer's
Formed in 1980, the Alzheimer's Association is the world's leading voluntary health organization in Alzheimer's care, support and research.