Español Home   |   Acerca De Nosotros   |   Contacto  
Si Usted Tiene Alzheimer   |   Cuidadores   |   Seguridad   |   Reducir el Estrés
Seguridad
Tamaño  A  A  A

Introducción
Seguridad en la casa
Deambular
Manejar
Seguridad al viajar
Prepárese para un desastre
Seguridad con medicamentos

Introducción

Una persona con Alzheimer puede vivir confortablemente en su casa o en la casa del cuidador siempre y cuando se hayan tomado las medidas de seguridad apropiadas. Conforme la enfermedad va avanzando, la habilidad de la persona va cambiando. Por lo tanto, situaciones que por el momento no son para preocuparse, pueden llegar a ser peligrosas en un futuro.



Seguridad en la casa

Adapte su casa con las necesidades de la persona en mente. Evalúe constantemente las medidas de seguridad conforme van surgiendo asuntos nuevos.

Consejos:

  • Use aparatos electro-domésticos que se apaguen solos.
  • Instale una válvula de gas escondida o un interruptor en la estufa.
  • Ponga seguros arriba o debajo de las puertas exteriores de la casa.


Deambular

Deambular o perderse puede poner a la persona en peligro. Una persona está en riesgo de deambular si la persona regresa de caminar o de manejar más tarde de lo esperado; si la persona piensa que debe llenar una obligación de un trabajo que tuvo anteriormente; o se quiere ir a la casa aunque esté en casa.

Consejos:

  • Trate de que la persona se mueva y haga ejercicio para reducir la ansiedad, agitación e inquietud.
  • Asegúrese de llenar las necesidades básicas de la persona (como ir al baño, comer, tomar líquidos).
  • Inscríbase en MedicAlert + Alzheimer's Association Safe Return®, un programa de identificación a nivel nacional diseñado para ayudar a que regresen aquellas personas que deambulan y se pierden.


Manejar

Manejar se convierte en un problema de seguridad cuando la persona no respetó una señal de tráfico, se le olvidó cómo encontrar un lugar que le es familiar o confunde el pedal del freno con el del gas. Las personas con Demencia a veces insisten en manejar y se rehúsan a dar las llaves del auto.

Consejos:

  • Pídale al doctor que le escriba a la persona una receta que diga "no maneje".
  • Mantenga el auto fuera de vista. Ver el auto puede actuar como recordatorio visual de que la persona maneje.
  • Deshabilite el auto removiéndole la tapa del distribuidor o la batería.


Seguridad al viajar

Viajar con una persona con Demencia requiere planear cuidadosamente y tener flexibilidad para garantizar tanto la seguridad y la confortabilidad de la persona como asegurarse de que todos puedan disfrutar.

Consejos:

  • De ser posible, limítese a viajar a lugares familiares donde vaya a haber pocos cambios en la rutina diaria.
  • Viaje durante la parte del día que sea mejor para la persona con Demencia.
  • Infórmele a los que dan servicios en las aerolineas, aeropuertos, terminales de buses y hoteles que usted está viajando con una persona con Demencia y que es posible que usted necesite ayuda.


Prepárese para un desastre

Situaciones desastrosas como huracanes, terremotos o incendios tienen un impacto grande en la seguridad de todos, pero puede ser aún más angustiante y de más confusión para una persona con Demencia.

Consejos:

  • Decida a dónde iría usted si se ve obligado a evacuar. Casas de familiares o amigos, hoteles y refugios son algunas de las opciones.
  • Tenga a mano números de teléfono de familiares por si usted tiene que ir a otro lugar durante una emergencia o evacuación; manténgase en contacto con ellos mientras usted está en ruta.
  • Haga un botiquín de emergencia que incluya documentos importantes , medicamento extra y algún artículo favorito de la persona con demencia que lo pueda calmar y ocupar su atención.


Seguridad con medicamentos

Los medicamentos y cómo manejarlos con seguridad es una preocupación para gente mayor. A las personas con Alzheimer, el doctor les puede recetar medicamentos que les pueden ayudar con los síntomas de la enfermedad, con depresión o falta de sueño, e inclusive a tratar otras condiciones como la Diabetes.

Consejos:

  • Pídale al doctor o farmacéutico que revise todos los medicamentos para ver si puede haber alguna posible interacción entre ellos.
  • No cambie la dosis sin consultarle al doctor.
  • Use una caja de pastillas para organizar los medicamentos. Algo que ayuda es mantener una lista diaria o calendario donde se puede marcar cada dosis conforme se la toma.




Más información
La Guía Interactiva del Cerebro

La Guía Interactiva del Cerebro