El deterioro cognitivo leve (DCL) es una etapa temprana de pérdida de memoria u otra pérdida de capacidad cognitiva (como lenguaje o percepción visual/espacial) en personas que mantienen la capacidad de realizar de forma independiente la mayoría de las actividades de la vida diaria.

Más información acerca del deterioro cognitivo leve

Family smiling and gathered around an older woman who is holding a spaniel puppy.El deterioro cognitivo leve provoca cambios cognitivos que son lo suficientemente graves como para ser notados por la persona afectada y por los familiares y amigos, pero que no afectan la capacidad de la persona para realizar las actividades cotidianas. Aproximadamente entre el 12 y el 18% de las personas de 60 años o más viven con DCL.

El DCL puede desarrollarse por múltiples razones, y las personas que viven con deterioro cognitivo leve pueden desarrollar demencia; otros no lo harán. Para las enfermedades neurodegenerativas, el DCL puede ser una etapa temprana de la secuencia de enfermedad, incluido el Alzheimer, si los cambios característicos del cerebro están presentes.

En algunas personas, el DCL vuelve a la cognición normal o permanece estable. En otros casos, como cuando un medicamento causa deterioro cognitivo, el DCL se diagnostica por error. Es importante que las personas que experimentan cambios cognitivos busquen ayuda lo antes posible para el diagnóstico y posible tratamiento.

Más información: Tipos de demencia, ¿Qué es el Alzheimer?, Causas y factores de riesgo del Alzheimer

Síntomas

Los expertos clasifican el deterioro cognitivo leve en función de las habilidades de pensamiento afectadas:
 
  • DCL amnésico: DCL que afecta principalmente a la memoria. Una persona puede comenzar a olvidar información importante que previamente habría recordado fácilmente, como citas, conversaciones o eventos recientes.
  • DCL no amnésico: DCL que afecta habilidades de pensamiento distintas de la memoria, incluida la capacidad de tomar decisiones acertadas, calcular el tiempo o la secuencia de pasos necesarios para completar una tarea compleja o la percepción visual.


Diagnóstico

El deterioro cognitivo leve es un diagnóstico clínico que representa el mejor juicio profesional de un médico sobre el motivo de los síntomas de una persona. Se considera que las personas que viven con DCL que tienen un resultado anormal en una tomografía por emisión de positrones (PET) cerebral o en una prueba de líquido cefalorraquídeo para detectar la proteína beta amiloide, que es la proteína en las placas amiloides (una de las dos características distintivas de la enfermedad de Alzheimer), tienen un diagnóstico de DCL debido a la enfermedad de Alzheimer.
 
La Alzheimer’s Association se asoció con el Instituto Nacional sobre el Envejecimiento (NIA) para convocar grupos de trabajo de expertos para actualizar las pautas de diagnóstico para DCL debido a la enfermedad de Alzheimer, lo que sugiere que, en algunos casos, el DCL es una etapa temprana de la enfermedad de Alzheimer u otra demencia.
 
Las directrices recomiendan encontrar un biomarcador (un factor biológico medible, como los niveles de una proteína, que indica la presencia o ausencia de una enfermedad) para que las personas con DCL sepan si tienen cambios cerebrales que los ponen en alto riesgo de desarrollar Alzheimer y otras demencias.
 
Si se puede demostrar que los cambios en el cerebro, el líquido cefalorraquídeo o la sangre son causados por procesos fisiológicos asociados con la enfermedad de Alzheimer, las directrices revisadas recomiendan un diagnóstico de DCL debido a la enfermedad de Alzheimer.
 
Un examen médico para detectar DCL incluye los siguientes elementos básicos:

  • Historial médico completo, donde el médico documenta los síntomas actuales, enfermedades y afecciones previas, y cualquier historial familiar de problemas importantes de memoria o demencia.
  • Evaluación de la función independiente y las actividades diarias, que se centra en cualquier cambio con respecto al nivel de función habitual de una persona.
  • Información proporcionada por un familiar o amigo de confianza para brindar una perspectiva adicional sobre cómo puede haber cambiado la función.
  • Evaluación del estado mental mediante pruebas breves diseñadas para evaluar la memoria, la planificación, el juicio, la capacidad para comprender información visual y otras habilidades de pensamiento clave.
  • Examen neurológico en el consultorio para evaluar la función de los nervios y los reflejos, el movimiento, la coordinación, el equilibrio y los sentidos.
  • Evaluación del estado de ánimo para detectar depresión; los síntomas pueden incluir problemas de memoria o sensación de confusión. La depresión está muy extendida y puede ser especialmente común en los adultos mayores.
  • Pruebas de laboratorio que incluyen análisis de sangre e imágenes de la estructura del cerebro.

Si el estudio no crea un cuadro clínico claro, el médico puede recomendar pruebas neuropsicológicas, que implican una serie de pruebas escritas o computarizadas para evaluar habilidades de pensamiento específicas.


Causas y riesgos

Resultados de la investigación

La investigación ha demostrado una reducción significativa en el riesgo de desarrollar deterioro cognitivo leve y demencia a través del tratamiento de la presión arterial alta.

Leer más
Las causas de DCL aún no se comprenden completamente. Los expertos creen que muchos casos, pero no todos, son el resultado de cambios cerebrales que ocurren en las primeras etapas de la enfermedad de Alzheimer u otras enfermedades neurodegenerativas que causan demencia.
 
Los factores de riesgo más fuertemente relacionados con DCL cuando la causa subyacente es una enfermedad neurodegenerativa y no otra causa son la edad avanzada, los antecedentes familiares de Alzheimer u otra demencia y las condiciones que aumentan el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Más información: Riesgo y prevención de la demencia

Tratamiento y resultados

Aducanumab (Aduhelm™) ha recibido una aprobación acelerada como tratamiento para la enfermedad del Alzheimer por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA). Este es la primera terapia aprobada por la FDA para combatir la biología fundamental de la enfermedad del Alzheimer. Es la primera terapia que demuestra que al remover las placas de amiloide, una de las grandes señales del Alzheimer, del cerebro, es muy probable que resulte en una reducción en la declinación clínica con beneficios a la parte cognitiva y funcional en las personas que viven con la enfermedad.
 
Aducanumab está dirigida para el tratamiento de la enfermedad del Alzheimer. El tratamiento con aducanumab debe ser iniciado en pacientes con deterioro cognitivo leve (DCL) o una etapa leve de demencia y es la población en la que el tratamiento fue iniciado en las pruebas clínicas. No hay información de seguridad o eficacia en iniciar el tratamiento en etapas más tempranas o más tardías de la enfermedad que fueron estudiadas.

Se necesita más investigación sobre los cambios biológicos asociados con el envejecimiento normal, DCL y Alzheimer y otras demencias para comprender mejor las causas y los factores de riesgo de DCL y el pronóstico para las personas con la enfermedad.

Las personas a las que se les ha diagnosticado DCL deben reevaluarse cada seis meses para determinar si los síntomas han progresado.

Manténgase informado sobre las investigaciones que investigan el DCL, el Alzheimer y otras demencias. Regístrese para recibir el boletín E-News hoy.

Más información: Diagnóstico más temprano

Hay ayuda disponible

La Alzheimer’s Association puede ayudarlo a aprender más sobre el DCL, así como sobre la enfermedad de Alzheimer y otras demencias, y ayudarlo a encontrar servicios de apoyo locales.